FCM / Noticias

Investigadores de la FCM estudian el desarrollo de la diabetes en Santa Fe

Se trabaja en los aspectos fisiopatológicos de diabetes tipo 1 y 2 en niños y adultos.

La diabetes es una enfermedad crónica no transmisible que afecta al metabolismo, provocando aumentos en el nivel de azúcar en la sangre. De no tratarse, o tratarse insuficientemente, se la asocia con complicaciones para la salud como enfermedades cardiovasculares, úlceras en los pies, ceguera e insuficiencia renal.
 
Es considerada un verdadero problema para la salud publica por su impacto en la morbimortalidad de las poblaciones. Según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de 2014, una de cada diez personas en nuestro país presenta diabetes o al menos valores altos de azúcar en sangre. Estos datos coinciden con los de la Organización Mundial de la Salud del 2013, que sostiene que en el mundo hay 247 millones de diabéticos. 
 
Debido a la prevalencia de esta enfermedad y a la necesidad de conocer sus características a nivel local, un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNL viene desarrollando un proyecto de investigación sobre la temática, denominado “Diabetes Mellitus 1 y 2: estudio sobre aspectos cínicos y fisiopatológicos en dos hospitales de la Ciudad de Santa Fe”.
 
La Dra. Larisa Carrera, decana de la Facultad de Ciencias Médicas, es quien dirige este proyecto que  nuclea a dos equipos de profesionales de la salud que trabajan el Hospital de Niños Dr. Orlando Alassia, el Hospital José María Cullen y la Unidad Académica. 
 
“Nuestro proyecto estudia aspectos fisiopatológicos que tienen que ver con el compromiso de la microcirculación en pacientes que tienen complicaciones diabéticas, pero también es un estudio comparativo de tipo clínico sobre antecedentes personales, de adherencia al tratamiento, de cuáles son las principales dificultades en los mismos, entre otros aspectos. A partir de un abordaje interdisciplinario participan psicólogos, nutricionistas, médicos, bioquímicos, que aportan sus miradas para comprender la complejidad de la enfermedad. Trabajamos en diferentes grupos etarios ya que esta enfermedad afecta a nuestros niños, adolescentes, adultos y mayores. Es por eso que el estudio se realiza en un hospital de pediatría y otro de adultos. En estos casos estamos comparando comportamientos de las patologías”, manifestó Carrera. 
 
La diabetes tipo 1 --anteriormente conocida como diabetes insulino dependiente-- ocurre cuando el páncreas de una persona no funciona o lo hace deficientemente, por lo que existe un déficit de insulina.  No existe manera de prevenirla y se desconocen sus causas. La diabetes tipo 2 , aparece mas a menudo a la edad adulta y se debe a una incapidad del organismo a utilizar correctamente la insulina. Por lo general está asociada a factores sociales y culturales como la falta de actividad física, el sobrepeso y las dietas poco saludables, que hacen que el cuerpo no metabolice adecuadamente el azúcar.  
 “Hay diferencias también en la fisiopatogenia por ejemplo en cuanto a los mecanismos que intervienen en el desarrollo de complicaciones diabéticas  y en algunos compromisos clínicos”, dijo Carrera, y aportó que "se está trabajando en el relevamiento de las historias clínicas de 60 niños y comenzando con estudios a pacientes adultos e hijos de diabéticos en el  Hospital Cullen para detectar si debutan o no debutan con diabetes, qué factores de riesgo tienen, si pueden controlar factores de riesgo para intentar evitar el desarrollo de la enfermedad”.  
 
La idea es estudiar y poder desentrañar aspectos biológicos puros pero también los factores socio culturales que influyen en el curso de la enfermedad, como  por ejemplo  la adherencia al tratamiento, factor necesario para poder mantener controlada la enfermedad y de esta forma evitar la presencia de complicaciones.
"Buscamos abordarlo desde todas las perspectivas posibles porque hoy la diabetes es un problema social de salud”, concluyó Carrera.