FCM / Investigaci贸n

Director: Dr. Héctor Mussachio.

Recientemente se ha reportado el uso de un índice denominado IRAA (índice de rigidez arterial ambulatoria) obtenido mediante monitoreo ambulatorio de la presión arterial (MAPA), que reflejaría en forma indirecta el grado de rigidez arterial. Algunos estudios han demostrado que dicho índice es predictor de accidentes cerebrovasculares fatales y daño de órgano blanco.
Otro parámetro más sencillo para evaluar dicha rigidez mediante MAPA, es la presión de pulso ambulatoria (PPA), siendo este un mejor predictor para eventos cardiovasculares en comparación con el IRAA.
Parte de la regulación de la presión arterial está dada por el sistema de barorreflejos, el cual es el principal determinante de la variación a corto plazo de la PA. Diversas entidades patológicas pueden afectar la función de la actividad barorrefleja, a través del compromiso del sistema nervioso autónomo. Una de las más prevalentes en nuestro medio es la diabetes.
La Diabetes Mellitus es considerada una de las principales enfermedades crónicas, clínicamente “silenciosas”, de diagnóstico casual en la valoración clínica de un paciente. A su vez, es considerada uno de los principales factores de morbi-mortalidad en personas con enfermedades cardiovasculares.
La presencia de neuropatía autonómica cardiovascular es de aproximadamente un 30% en pacientes con diabetes tipo 2, y se debe particularmente a daño neuronal y alteración sensorial. Varios estudios han correlacionado esta complicación con disfunción de la regulación de la presión arterial, frecuencia cardiaca y compensación ortostática.
El objetivo del proyecto es evaluar en diabéticos la influencia de esta enfermedad en la variabilidad de la TA de las 24 hs medida por MAPA y su asociación con neuropatía diabética.